Terapia Floral

CONSULTA DE TERAPIA FLORAL

Las esencias florales nos ayudan a encontrar el equilibrio perdido o incluso a descubrirlo para poder dar sentido a nuestra vida y descubrir todo nuestro potencial interno y experimentar la felicidad.


Las esencias de flores son extractos sutiles líquidos que se toman generalmente por vía oral y que sirven para tratar todos aquellos temas que tienen que ver con las emociones del ser humano.

Son sustancias naturales que no se mueven en el ámbito de los efectos químicos y que se preparan por infusión solar de flores de distintas plantas en agua de manantial.
Así cada esencia incorpora el mensaje sanador y las capacidades de curación, a nivel físico, mental y emocional de cada flor específica.

Cada una de las esencias toca a un aspecto de nuestra personalidad, animándolo a recobrar el equilibrio perdido, y es desde ese mismo lugar que la persona busca reencontrar de forma natural y espontánea su estado de salud original.

La terapia con esencias de flores entiende que toda enfermedad en el plano físico ha tenido previamente una manifestación en el plano mental o en el plano emocional, y si ese desequilibrio no se atiende, el conflicto pasa a materializarse en el plano físico en forma de enfermedad. Por tanto no tratamos la patología física en sí misma, sino aquel conflicto que la causó en origen, atendiendo así a la persona como un todo integrado, como un conjunto, en el que mente, emoción y cuerpo no están contemplados como partes disociadas sino unificadas en una compleja totalidad.

Las esencias florales se prescriben de acuerdo a la persona, y no de forma genérica, y por tanto las combinaciones florales son específicas para cada persona en función de su historia, mediante una sesión terapéutica de una hora, el terapeuta mediante la observación y la palabra va descubriendo aquellos aspectos dolorosos que no pudieron tratarse en su momento y que hoy se manifiestan en forma de conflicto emocional, mental o en enfermedad física.

El remedio se toma en forma de gotas, no interfieren en tratamientos químicos propios de la medicina convencional, y no son remedios sustitutivos de los fármacos sino, bien al contrario, ricamente complementarios.

Algunas de sus indicaciones:
Ansiedad. Depresión. Procesos de duelo. Adolescencia. Miedos. Hiperactividad. Problemas de concentración. Crisis de la mitad de la vida. Fertilidad. Vejez. Preparación para la muerte. Estados de incertidumbre
Desinterés por el presente. Soledad. Hipersensibilidad a influencias e ideas ajenas. Desaliento y la desolación. Excesiva preocupación por el bienestar de los demás…

Y toda emoción que tenga que ver con procesos de dolor que impidan que podamos ofrecer todo nuestro potencial en la vida.

Tratamos con Flores de Bach y Flores de California. Si deseas una consulta puedes dirigirte a:

sintesis@hotmail.es